Búscanos en www.noticiasenpuebla.com y mensaje a noticiasenpuebla@gmail.com, noticiaspuebla1@hotmail.com o juliomartinez@noticiasenpuebla.com‏

Nos pasamos a www.noticiasenpuebla.com o www.noticiaspuebla.com.mx Informes al 22 22 77 94 77

¡Peligroso, muy peligroso…!

Un mundo raro

José María Pumarino
Más artículos…
José María Pumarino es autor de los libros: Ahora o Nunca (PNL, editorial SELECTOR), Si de Monos se Trata (Dibujo Humorístico, editorial TRILLAS) y de las novelas Por Una Mujer (Editorial Versus), El Error de Dios (Editorial TINTALIBRE) y de Ángeles Guardianes S. A. (Novela próxima a publicarse). También es Director General de Poder Ciudadano MX y CEO de Plataforma de Soluciones Creativas S. A. de C. V.
      @jmpumarino     /     www.psolucionesc.com _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

En todas las estrategias existe un determinado número de riesgos calculados que, por el valor costo-beneficio, vale la pena correr, siempre y cuando (sobre todo en las de corte electoral) el peor de los escenarios ya haya sido contemplado y el capital, sea éste económico o político, que se sacrificaría al realizar el recuento de los daños, esté bien calculado para que aun en ese escenario las estructuras permanezcan siempre sólidas.

Pero al parecer, los grandes “estrategas” políticos que susurran al oído de los candidatos, no han calculado bien el riesgo o, simplemente, su soberbia es tal que no suponen necesario replantear los derroteros de sus campañas.

Hasta hoy las campañas, tanto las que se realizan en los medios y de manera masiva, como las que realizan a puerta cerrada con sectores y actores específicos, son copia fiel de todas las anteriores.

Las primeras, las de las matracas, las tortas, los refrescos en bolsa y porras escandalosas, están enfocadas en un sector de la sociedad que, por necesidad e ignorancia, venden su voto muy barato.

Las segundas, las que se realizan en restaurantes de lujo, entre el humo de los puros, los abrazos sonoros, las adulaciones melosas y el tintinear de las copas, están enfocados para quienes participan generosamente en las “coperachas” que sirven para pagar las matracas, las tortas y los refrescos. A cambio de ciertos favores que hagan ¡Magia! Ya sea para que los centavos que depositaron en la charola se conviertan en pesos, muchos pesos, o para que los vuelvan invisibles.

Se la han pasado cortejando a quienes tienen un precio, en vez de hacer labor de convencimiento por medio de propuestas bien estructuradas, reales y viables.

Tan cierto es esto como cierto es también que muchas de las políticas públicas implementadas no son solamente por cuestiones de dignidad humana o necesidad ciudadana, sino que han sido diseñadas y aprobadas para evitar ingobernabilidad y/o favorecer intereses específicos.

Y les ha funcionado muy bien… hasta ahora.

Con este panorama de fondo, no es casualidad que la mayor tasa de abstencionismo se encuentre en la clase media. Y es que tal parece ser que una de las estrategias que habían, o han, estado ejecutando con buenos resultados, es la de mantener a todos los clase-medieros (me incluyo en ellos) en friega, correteando la chuleta, haciendo malabares económicos para pagar la hipoteca, las colegiaturas, las letras del coche, en pocas palabras… tratando de sobrevivir, para que no se distraigan participando, organizando y/o exigiendo, cosas que, pensarán algunos, ni entienden.

Los ciudadanos de clase  media han demostrado ser un factor determinante en el fortalecimiento del mercado interno. Son los estabilizadores del país,  los que pagan más impuestos, quienes arriesgan su patrimonio para abrir (o mantener) un negocio, los que trabajan doble turno. Son quienes han conseguido acceso a bienes y servicios, a los cuales no se renuncia tan fácilmente, tales como: vivienda, autos, vacaciones, crédito en tiendas, etc. Aunque por momentos todo lo deban. Son quienes no quieren ni buscan que el gobierno les regale las cosas, pero sí los que desean que el gobierno, en todos sus niveles, cumpla con su trabajo, proporcionando un campo fértil donde los resultados sean proporcionales al esfuerzo y al  trabajo invertido.

La lealtad política no es un producto a la venta en la mayoría de los ciudadanos de clase media. Su voto es más razonado, meditado. No los van a ver en mítines desgañitándose para que les toque su despensa con premio. Tampoco los verán firmando cheques para obtener favores fiscales, concesiones o impunidad. Pero su participación es determinante y puede inclinar la balanza a favor o en contra de cualquier candidato, de cualquier partido. De ahí, que sea tan peligroso el ignorar y/o subestimarel poder de este sector. Tal y como se ha hecho hasta ahora.

 

 

FUENTE:

http://www.poderciudadano.mx/index.php/un-mundo-raro-jose-maria-pumarino/1428-peligroso-muy-peligroso

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 6 de junio de 2012 por en Noticias y política.

CHECA MÁS NOTAS AQUÍ….

junio 2012
D L M X J V S
« May   Jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
A %d blogueros les gusta esto: