Búscanos en www.noticiasenpuebla.com y mensaje a noticiasenpuebla@gmail.com, noticiaspuebla1@hotmail.com o juliomartinez@noticiasenpuebla.com‏

Nos pasamos a www.noticiasenpuebla.com o www.noticiaspuebla.com.mx Informes al 22 22 77 94 77

Joel Ortega Juárez: México a la deriva…

Forum en Línea 242

                                                                                                                                                                        Del 16 al 31 de mayo de 2012

 

 

México a la deriva…

 

Joel Ortega Juárez / Milenio Diario

joeloj7168@yahoo.com.mx

 

Y después del modelo policiaco, ¿qué? Con este título Pedro Peñaloza (el diputado triple piedra le decía El Búho) publica un libro donde, a tiempo y con sustento, hace un balance del sexenio de Calderón y específicamente de su estrategia contra el narcotráfico, bautizada por el mismo presidente como: la guerra contra el narcotráfico.

Peñaloza hace un alegato contra la llamada Teoría del derecho penal del enemigo, de Gunter Jacobs, y defiende la doctrina garantista de Luigi Ferrajoli, entre otros juristas.

Ésta es la cuestión central del debate que no quiso entender o evadió Calderón.

Para Peñaloza, Calderón hace su “debut público, como presidente… dibujando los rasgos principales de su visión meramente punitiva frente a la criminalidad”.

Por ello se aplicó una política presupuestal que incrementó 12.4 por ciento para seguridad, desde su primer año de gobierno.

A lo largo del libro, Peñaloza va haciendo un recuento año por año de la política de Calderón mostrando su abandono de compromisos enarbolados en su campaña, como el de ser “el presidente del empleo”, para convertirse en un gobernante obsesionado en combatir “al enemigo” y advertir que sería mediante “una lucha larga, donde habría muchas bajas, pero que era necesario continuar la guerra contra el enemigo”.

Los resultados son desastrosos: más de 50 mil muertos y una cifra aún peor de huérfanos y de “daños colaterales” que han destruido eltejido social de múltiples maneras.

Tiene valor que la crítica se haga desde una óptica teórica y no desde el plano de la politiquería, como lo hacen los partidos del sistema, porque ello permite un sustento sólido apoyado en una inmensa cantidad de datos que uno encuentra en el libro mencionado.

Nos dice Peñaloza: “… el balance está a la vista de quien lo quiera ver: Calderón y sus aliados dejan sumido al país en una creciente descomposición social, y con violencia exponencial; sin rutas de salida ante la inequidad social y a merced de la voracidad de las fracciones poderosas de la burguesía trasnacional y sus epígonos nacionales”.

Desde el principio Peñaloza señala que “la crisis múltiple que vive México es… sistémica y estructural” y que “la génesis de nuestro atraso y de las insultantes desigualdades sociales no sólo son producto de las frivolidades de las facciones gobernantes, sino que se localizan en nuestro trayecto desigual y combinado en el capitalismo…”

Ir a las causas profundas nos propone Peñaloza.

 

 

 

Hoy por qué tendría que ser diferente
Renato Consuegra / A vuelapluma / La Otra Opinión

renatoconsuegra@yahoo.com.mx   Twitter: @renatoconsuegra   Facebook: renatoconsuegra
El médico, periodista y senador de la República Belisario Domínguez Palencia, fue cruelmente masacrado el 7 de octubre de 1913 por personajes cercanos al presidente Victoriano Huerta, luego de que, desde la Cámara Alta, se convirtió en un activista en contra del régimen de quien se transformaría en efímero dictador.

Sus discursos del 23 y 29 de septiembre son especialmente recordados por su franqueza en la señalización de la ilegal toma del poder por Huerta, tras asesinar a Madero y Pino Suárez.

El periodista Manuel Buendía Tellezgirón, autor de la muy leída columna política Red Privada en el diario Excélsior, fue asesinado el 30 de mayo de 1984 por individuos ligados a la policía política del gobierno del presidente Miguel de la Madrid.

Los temas que cotidianamente abordaba en su columna iban desde las intrigas de la CIA en nuestro país, pasando por la crítica a la ultraderecha pero, ante todo, sobre el narcotráfico y la corrupción gubernamental, éstos dos últimos sucesos que ya se entremezclaban de manera francamente visible en aquellos años.

Estaba por publicar, dicen quienes fueron sus amigos cercanos, sobre las relaciones de políticos de alto nivel con el narcotráfico, en sus últimas columnas mencionó que obispos hicieron notar sobre la penetración del narcotráfico en las estructuras del poder.

El asesinato de los 93 comunicadores de 2000 a la fecha, ¿por qué tendría que ser diferente y achacársele totalmente al crimen organizado, salvo que crimen organizado y poder político hoy se asuman como uno solo?

En la gran mayoría de ellos existe una constante: eran periodistas incómodos para los servidores públicos de los gobiernos federal, estatales y municipales y/o políticos y partidos.

Organizaciones defensoras de la libertad de expresión y de los periodistas como Artículo 19, advierten que al menos en el 86 por ciento de los casos el asesinato de los compañeros periodistas está relacionado precisamente con funcionarios públicos, políticos o partidos políticos.

No puede dejar de manifestarse que de forma sorprendente, varias publicaciones independientes en los estados, han sido objeto de retiro masivo de sus ediciones de los lugares donde se expenden (Proceso documentó al menos tres en Veracruz durante los últimos 14 meses); o la falsificación de las publicaciones (Luces del Siglo en Quintana Roo); ataques a sus sitios de internet (Noticaribe, Dossier Político); o reciben amenazas directas como los integrantes la revista Zeta o del portal de noticias Diez4 en Tijuana; o sus instalaciones son atacadas como más de una decena hubo en el último año; precisamente cuando han sido críticos a los gobiernos estatales que tienen silenciada a otra parte de la prensa, bajo la amenaza de retirarles la publicidad si no repiten sólo sus boletines.

De acuerdo con un estudio realizado por Remberto Hernández, presidente del Colegio de Periodistas de Jalisco, a marzo de 2010 contabilizaba 169 de los que se tiene referencia en la historia de México, más los 25 de aquella fecha al día de hoy, en total han ocurrido 194 asesinatos de periodistas.

Durante los gobiernos del PRI, de 1946 a 2000, época donde prácticamente no existió competencia por el poder fuera del mismo partido, fueron 44 los periodistas sacrificados.

En prácticamente todos ellos existe una constante. Las procuradurías estatales tienen bien ensayado el numerito con todo y guión y antes apenas iniciadas las investigaciones decretan: “De acuerdo con las primeras averiguaciones del crimen, hay indicios suficientes para presumir la participación de la delincuencia organizada”.

Pero, ante la mezcla actual entre poder político y crimen organizado, ¿por qué habría de ser diferente a los crímenes de Belisario Domínguez y Manuel Buendía?

 

 

 

Seguir evaluando

 

Sergio Gómez Montero / Isegoría / Democracia Popular

gomeboka@yahoo.com.mx

 

…  llegaría a ser

como el radiante rojo del arco iris

saliendo de lagos y brezales.

L. de Feria: El montonero de Montecristi.

 

Y sigue la mata dando. Sí, continúa a todo lo que da (26 de abril) la pugna en torno a la evaluación de los docentes de educación básica en el país, no sólo entre la SEP y el SNTE, sino que allí estamos involucrados docentes, padres de familia y la sociedad en general, porque todos, de una u otra manera, somos actualmente actores de la educación; aunque no todos, obvio, estamos inmersos en esa contienda con criterios similares.

Así, hay dos grandes bandos hoy: los que quieren y los que no queremos, “en este momento y bajo las condiciones en que busca aplicarse”, la hoy denominada evaluación universal de los docentes ya mencionados, pues no es lo mismo “Enchílame una, Gorda” que “Enchílame una gorda”. Es cierto, la educación básica en México (y no sólo la educación pública, como se ve precisamente en De panzazo) es hoy un verdadero cochinero (como la UABC) por la manera tan absurda e irresponsable con que, mínimo, desde hace treinta años ella se ha venido manejando por el Estado, de raíz pasando por alto el espíritu que prevaleció en el Constituyente en 1917, al formularse el artículo tercero constitucional, el que había, mal que bien, regido los principios educativos hasta aquel entonces (1980) y que había producido frutos tan valiosos como las enseñanzas de Moisés Sáenz, Rafael Ramírez, Vasconcelos, Bassols, Torres Bodet y Yáñez, entre muchísimos otros.

Con la implantación del neoliberalismo en México todo eso se vino abajo y comenzó a construirse así ese monstruo que es hoy nuestro sistema educativo nacional, según evaluaciones internacionales y nacionales habemus.

Y ojo, el monstruo es el “sistema educativo nacional” (y de hecho la sociedad toda) y no sólo sus docentes. De allí entonces mi primera duda metódica: ¿por qué evaluar sólo a los docentes y no al sistema todo (y de paso a la sociedad)? Es cierto, de entrada nadie duda de los gravísimos vicios que corroen el quehacer de los docentes del país. Pero, ¿esos vicios son de “todos” los docentes y es sólo culpa de ellos; qué tanto han sido resultado de la forma corrupta en que se da el manejo de los puestos de trabajo (desde el de secretario del ramo hasta el del humilde profesor de banquillo) y de los recursos que maneja el sistema? ¿Qué tanto la colusión y connivencia que existe entre autoridades y sindicato han provocado la crisis actual de la educación entre nosotros? ¿Qué tanto esa crisis es un efecto malévolo para inducir con ella la privatización total del sistema educativo nacional, como hoy lo recomiendan múltiples agencias nacionales (Televisa, entre ellas) e internacionales (la OCDE), al margen de que está fehacientemente comprobado que ello no es garantía para nada de aumento de la calidad educativa, sino todo lo contrario (léase el artículo más reciente de Manuel Pérez Rocha en La Jornada)?

Puede, hoy, que las negociaciones entre SNTE y SEP terminen una vez más en engaños para todos los actores de la educación; que la evaluación se integre a ese grupo de engaños, y que la educación entre nosotros se siga hundiendo cada vez más. Y todo seguirá así, mientras gobierno y sindicato no cambien.

Es decir, evaluar por evaluar de nada sirve. Vamos viéndolo con más calma.

 

 

 

Triunfo de la razón y la justicia

 

Napoleón Gómez Urrutia / La Jornada

sindicatominero@yahoo.com.mx

 

En estos días sucedieron avances espectaculares y profundos en la lucha de los mineros de México. El miércoles 2 de mayo de 2012 la Suprema Corte de Justicia de la Nación, SCJN, resolvió en forma definitiva que la Secretaría del Trabajo entregue el reconocimiento oficial o toma de nota al Sindicato Minero y a mí como su líder nacional, en tanto que el 24 de abril el magistrado del Primer Tribunal Unitario en Materia Penal había determinado que la última de las 11 acusaciones que falsamente se me habían fincado, quedó sin efectos por ser violatoria de la Constitución, lo mismo que las 10 anteriores que ya estaban canceladas, las cuales fueron la estrategia central de la persecución política y los abusos de poder en mi contra y de los mineros.

La resolución de la SCJN se produjo en vísperas de la muy exitosa y fecunda XXXVII Convención General Ordinaria del Sindicato Minero, en la cual fue refrendada la confianza y la lealtad a la dirigencia de la organización sindical que me honro en presidir. Esas decisiones impregnaron el alto espíritu de los trabajos de la histórica Convención General, que entre el 3 y el 5 de mayo reunió a más de 100 dirigentes sindicales de México y del mundo, además de mil delegados de todo el país, quienes también aplaudieron los avances alcanzados en nuestra lucha.

Con estos hechos quedó muy claro que en México todavía existen jueces, magistrados y ministros del Poder Judicial que mantienen la ética profesional y que finalmente no se prestaron a componendas ni arreglos ilegales impulsados desde el gobierno, ni a las agresiones y amenazas que algunos empresarios arrogantes e insensibles lanzaron irresponsablemente.

Las resoluciones anteriores constituyen avances espectaculares en beneficio no sólo de la organización minera, sino también de todos los demás sindicatos de México. Este conflicto ha sido una experiencia digna y valiente, respetuosa, en la cual jamás ni yo en lo personal ni el sindicato fuimos doblegados, que habrá de marcar el camino para que las organizaciones independientes y democráticas puedan salir adelante en sus propios conflictos.

La SCJN determinó que ninguna dependencia administrativa del gobierno tiene la facultad para impedir que se manifieste la voluntad libre de los trabajadores, tanto para elegir a sus dirigentes como para tomar los acuerdos con respeto a su autonomía y libertad  sindicales. Al resolver el magistrado del Primer Tribunal Unitario en Materia Penal, que quedó sin efectos la última acusación falsa contra mi persona, porque viola la Constitución Política de México, se abre el camino para mi más pronto regreso a México y para que el conflicto minero sea finiquitado mediante negociaciones, que aún deben realizarse, para terminar una de las más perversas persecuciones políticas, sin precedente, que se hayan dado en México en contra de los trabajadores, por parte de los gobiernos panistas de Vicente Fox y de Felipe Calderón, con lo que pretendieron destruir a una de las organizaciones históricas y sólidas más fuertes del movimiento sindical de México.

Los mineros recibimos con satisfacción estas noticias. A lo largo de los tres días de la 37 Convención Minera prevaleció la fundada percepción de que nuestro esfuerzo de más de seis años contra la injusticia, la agresión y la impunidad está por llegar a un final positivo. Nos enorgullece declarar que la unidad, la fortaleza y la lealtad manifestadas estos años por el gremio de los verdaderos trabajadores mineros está muy cerca de recibir un justo reconocimiento.

Esta es una experiencia que los sindicatos autónomos y democráticos de México pueden y deben valorar y aprovechar. Lo deseo sinceramente, al convocarlos a fortalecer la unidad sin distinción de siglas y a no cejar en la lucha común por el avance y la consolidación del nuevo sindicalismo global que trabaja por la libertad y la autonomía de los sindicatos. Las empresas sin conciencia social y los políticos conservadores del PAN también deben aprender de esta experiencia, avergonzarse y cancelar sus intentos de cualquier otra agresión contra los trabajadores y sus organizaciones sindicales democráticas.

Finalmente, se comienza a hacer justicia en el conflicto minero, eso es indudable. Particularmente después de una conspiración política diseñada para eliminar a un líder y a toda una organización, que en sus mentes irresponsables se oponía a sus intereses. Es claro que nuestros enemigos nos quisieron aislar, pero recurrimos a la solidaridad nacional y sobre todo a la internacional, ya que ésta no tiene fronteras. Los aislados resultaron ser ellos, pues en el mundo entero y en México se les ha condenado como los únicos responsables de provocar el conflicto minero, que ya cumplió más de seis años.

Estos dos gobiernos del Partido Acción Nacional en complicidad con los consorcios privados que apostaron a la destrucción de nuestra organización, no lo consiguieron ni lo conseguirán nunca, tal como lo señalamos repetidas veces a lo largo de estos años. El de ellos ha sido un empeño infructuoso, huérfano de credibilidad y de eficacia. Nuestra fuerza los ha exhibido en todo el mundo en su verdadera dimensión, como “cuerpos sin alma” o “zombis”, como los hemos calificado los mineros, y son esos mismos voraces empresarios ambiciosos de utilidades sólo mediante la explotación del trabajo obrero y de los recursos naturales no renovables, quienes deben aprender de esta lección que les proporciona la vida.

No estamos en plan de revancha, sino de reconstrucción, y por eso no dejaremos de luchar por la justicia, el respeto y la dignidad, ni permitir que los atentados y las agresiones contra los mineros queden en la impunidad, pues eso sería la peor enseñanza que les podríamos legar a nuestros hijos y a los propios mexicanos de hoy. Queremos un México de justicia, no de arreglos ilegales e inconstitucionales bajo la mesa, que violenten el estado de derecho y los derechos humanos de los trabajadores y de todos los mexicanos. Queremos que se castigue a los responsables para que estas agresiones jamás vuelvan a ocurrir en México ni en ningún lugar del mundo.

Vivimos en un parteaguas de las relaciones laborales de México. Nos hemos acercado a la impartición de la verdadera justicia en las relaciones de trabajo. La nación debe aprovechar este gran momento y preparar el cambio de fondo en este mismo sentido, siempre hacia adelante, como dijo el inolvidable y visionario político canadiense Jack Layton.

 

 

 

 

 

Echeverría en la Unesco

 

Eduardo Jiménez González

edjg1305@yahoo.com

 

Volar en el Concord tres veces antes de que explotara en Orly, Francia, con los europeos más ricos del mundo, fue una experiencia imborrable, sobre todo cuando en la estratósfera rompió la velocidad del sonido, el jalón se siente en la cara y el cuerpo, los asientos eran muy angostos.

Volé en Air France de Washington a Paris en tres horas y 15 minutos. Desayuné en la capital estadunidense y comí en la capital francesa. Viajé con la entonces mi compañera a quien como premio de haber sido nombrada subsecretaria en el Departamento de Estado en Washington para México y el Caribe, le ofrecí el maravilloso viaje.

La comida francesa estaba deliciosa. Los vinos de Alsacia, el champaña Cristal, el caviar Beluga y la atención de las bellas aeromozas francesas era de súper lujo. Los muy experimentados pilotos salían de su cabina de mando a saludarnos con una gran sonrisa y los pasajeros eran, la mayoría, hombres de negocios internacionales con quienes mi compañera y yo  compartimos diálogos relevantes.

Aterrizamos la primera vez en Orly, nos esperaba el Mercedes Benz que envió por nosotros el expresidente Luis Echeverría. Nos hospedamos en el hotel George V en una confortable suite donde la gerencia nos mandó canasta de frutas, vinos, quesos y el famoso paté. Esa noche el embajador de Estados Unidos daba una recepción en su embajada para Andy Young, embajador de su país en la Organización de las Naciones Unidas, en Nueva York, y para mi compañera, la subsecretaria de Washington.

Le pedí a mi compañera si podía invitar a Luis Echeverría, me dijo que sí y fui a ver a don Luis, lo invite y aceptó con gran gusto. Por protocolo mi compañera llegó aparte en una limousine americana y el señor Luis Echeverría y yo en el Mercedes Benz, manejado por un ayudante militar de don Luis, el mayor Figueroa.

La recepción fue excelente: personajes internacionales y  la intelectualidad francesa, diplomáticos y políticos asistieron a la embajada del país más poderoso del mundo. Don Luis intentaba llamar la atención pero era una situación compleja, mi compañera lo persuadió de que se sintiera en casa y lo presentó como gran expresidente de México; yo fui presentado como exembajador y deliberadamente me fui a recorrer los salones para no hacerle sombra a nuestro invitado, quien todavía  cargaba con la enorme mochila de fama de aztecolandia y que para los representantes de la comunidad internacional era más que irrelevante.

Los días siguientes en París los pasamos casi como turistas, mi compañera habla francés pues estudió su primer año en Europa en nuestra Escuela de Estudios Europeos en Boloña, Italia, de la Johns Hopkins University. Ella me insistía en volver y vivir otra vez en Washington y obtener la ciudadanía estadunidense, pero en mi ambición teotihuacana y pensando que don Luis me prometió hablar con su designado sucesor José López Portillo para que me diera un puesto importante, me fui con la finta y le creí, nunca lo hizo y me pasé tres valiosísimos años esperando su apoyo.

Yo sí lo recomendé, como me lo pidió, con mi inolvidable amigo Willy Brandt, líder de Europa para que lo hicieran parte de la Comisión Brandt, encargada de las relaciones del mundo industrial y el mundo en vías de desarrollo.

Willy Brandt me recibió en su yate en Oslo, Noruega. Se lo pedí y me dijo: “Lo debo consultar con el nuevo presidente de México José López Portillo”. Así lo hizo y yo le llevé a París a don Luis la increíble noticia de que su dilecto amigo lo había rechazado, a pesar de que por capricho le debía la Presidencia de México.

Después pensé que por mi cercanía con don Luis, López Portillo nunca me integraría a su gobierno, pensé: A este señor de Caparroso, España, no lo midió don Luis. Y a pesar de que López Portillo se la jugó con el gris de Emilio Martínez Manatou contra don Luis, éste lo hizo presidente contra mi candidato Mario Moya Palencia, quien me había prometido la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Mi compañera voló de regreso a Washington y don Luis me pidió me quedara a su servicio en París. Con su bondad extrema, asombrosa, me dijo: “Ya no dependes de Relaciones Exteriores ahora dependes de mí”, y de 10 mil dólares que yo ganaba me rebajó el sueldo a mil 500 dólares. Él recibía de la Secretaría de Educación para su instituto del tercer mundo un millón de dólares mensuales. Mi estupidez no pudo ser mayor, lo llevé a la Unesco, se hizo embajador y yo muy bien con la gratitud del vasco Luis Echeverría.

 

 

 

 

 

El 5 de mayo de 1862

 

Víctor Manuel Barceló R.

v_barcelo@hotmail.com

 

“Nuestros enemigos son los primeros soldados del mundo,

 pero vosotros sois los primeros hijos de México. Soldados leo

en vuestra frente la victoria”. General Ignacio Zaragoza, 5-V-1862.

 

Del 1º al 4 de mayo, se realizó en la ciudad de Puebla, el Simposio Internacional, 5 de Mayo. El evento, bajo los auspicios de la Secretaría de Educación poblana –a través del Colegio de Puebla– fue coordinado por Héctor Aguilar Camín y Jean Meyer, con la presencia de historiadores procedentes de diversos orígenes (alemanes, argentinos, checos, estadunidenses, españoles, franceses, ingleses, italianos) y los mexicanos Pedro Pablo Palau –de gran prestigio nacional– y Mauricio Tenorio.

El tema fue por demás incitante: la Batalla del 5 de Mayo en Puebla –de la que se cumplen 150 años– vista desde el enfoque sociocultural, geopolítico, militar y económico, en el examen retrospectivo de dichos historiadores. También se analizó la vigencia de su proceso, tanto en la conciencia colectiva de los mexicanos como en la “comprensión” que recibe, en territorio estadunidense, por parte de sus historiadores y de medios que pretenden interpretar el sentir de la latinidad, respecto a tan especial episodio, que involucra a pueblos, que bajo ese concepto se pretende agrupar.

Tanto en las 12 conferencias presentadas, como en escarceos analíticos que ocurrieron con el publico y entre ponentes, se fue dibujando una apreciación fundamental: la Batalla del 5 de Mayo no definió la guerra de intervención francesa, sí permitió, primero clarificar el interés del imperio francés por establecer un remedo de imperio en México y, a dos pinzas –con el imperio de los Braganza en Brasil– contener el avance de la doctrina Monroe (América para los americanos) consolidando al imperio francés en estas tierras.

Otro concepto desarrollado –entre muchos– fue la comprobación en la práctica, del crecimiento del nacionalismo mexicano, la consolidación de una identidad nacional, que venía en formación desde la guerra injusta con Estados Unidos (1847-48). Por eso las tropas francesas y el efímero imperio que sostenían –a contrapelo de la opinión generalizada en Francia y otras naciones europeas– no eran dueños sino del terreno que pisaban. Al salir de un territorio, guerrillas republicanas o el ejército juarista, retomaba el control de esa porción del país.

Información precisa, sustentada, fue expuesta en tribuna por los ponentes. Pronto habrá una memoria del simposio, que merecerá lectura profunda de historiadores y personas –sobre todo jóvenes– interesados en conocer a fondo esta etapa estelar de la historia patria. Entretanto hagamos breve apunte. Se precisó cómo en cortes europeas, en especial en el Congreso francés, múltiples voces se opusieron, de mil maneras y diversas razones, a la aventura de Napoleón “le petit” en tierras mexicanas. Constantes discursos de Achille Jubinal, Jules Favre y otros en el Congreso, criticando “la quimera mexicana”. Diversos diarios presentaron en ese año (1862), sendos alegatos basados en las penurias de las finanzas francesas, producto de las guerras sostenidas en Crimea, Italia, China, Siria y Líbano. Todo en vano, no lograron modificar la decisión bonapartista de intervención armada y de conquista.

Tales posturas arreciaron con motivo del descalabro del conde de Lorencez –“al frente de mis seis mil soldados… soy dueño de México”– siendo aplastado su ejército, con soldados de élite, por el genio militar de Zaragoza. Este general estaba forjado en lides contra incursiones de indios, en el norte del país. Fue enérgico combatiente contra la reacción, llegando a general.

Es él quien informa al presidente Juárez, (5 de mayo de 1862): “Las armas nacionales se han cubierto de gloria”, reconociendo bravura y patriotismo de su “Ejército de Oriente”, integrado por milicias norteñas y grupos zacapoaxtlas, xochipulcas, teteles y regimientos de diversos estados del sur, norte y sureste de la república. El esquema de su batalla es parte de la preparación militar en colegios militares de nuestro país y de otros rumbos.

Volviendo a la oposición interna en Francia, aun antes de ser vencidos, en abril de 1862, el príncipe Jerome Bonaparte ordena a La Opinión Nacional, que pregunte a Maximiliano: si tiene interés en un trono en América, “¿Por qué no va el mismo a conquistarlo? (…) !Cuánto lamentamos los millones que vamos a gastar! (…) habrían bastado para duplicar durante diez años el presupuesto de la educación primaria (…)”

El 20 de mayo –nos dice el mismo periódico sin saber el descalabro francés en Puebla– “(…) aún si obtuviese la victoria, nada resolvería en nuestro favor (…) sería un aplazamiento, pues la fuerza de las cosas y la situación estarán siempre contra nosotros (…) Una expedición en el Veneto ni implicaría los gastos ni los desastres (…) de un conflicto con la América del Norte (…)”

Se recordó, también, que nuestras grandes comunidades mexicanas en Estados Unidos, festejan fervientemente esta gloriosa fecha. Zaragoza es el primer héroe binacional, nacido cerca del puerto de Corpus Christi, cuando éste era territorio mexicano. Se formó en el noreste de México, viviendo y estudiando en Matamoros, Tamaulipas, y Monterrey, Nuevo León. En esta última ciudad se incorpora a la Milicia Nacional y casa con Rafaela Padilla, procreando tres hijos en cinco años de convivencia. Ambos fallecen en 1862, ella de pulmonía (26 años) y el general (33 años) de fiebre tifoidea. En 1976 sus restos fueron exhumados del panteón de San Fernando en la ciudad de México y depositados en un monumento construido en Puebla.

Esperemos la Memoria del Simposio, con gran interés, para conocer más del trato al tema y la interpretación internacional de la tarea formidable realizada por Zaragoza, benemérito de la patria en grado heroico. Entretanto, busquemos en los escritos de nuestros historiadores para abrevar en ellos, la forma en que esta infausta intervención extranjera, conmovió al pueblo de México, lo acercó a Benito Juárez y fue su guardia y báculo hasta el triunfo definitivo contra la reacción del siglo XIX.

 

 

 

http://www.forumenlinea.com/portal/                        http://www.forumenlinea.com/portal/                          http://www.forumenlinea.com/portal/

 

 

http://www.forumenlinea.com/portal/index.php?option=com_content&view=article&id=46&Itemid=56

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 25 de mayo de 2012 por en ELECCIONES 2012.

CHECA MÁS NOTAS AQUÍ….

mayo 2012
D L M X J V S
« Abr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
A %d blogueros les gusta esto: